dissabte, 14 d’abril de 2012

Agulles de cristall




A ciegas, Miguel Poveda

No tienes que darme cuenta,
a ciegas yo te he querido.
Yo voy el mundo a tientas,
desde que te he conocido
llevo una venda en los ojos
como pintan a la fe.
No hay dolor como esta gloria
de estar queriendo sin ver.
Yo muchas noches sentía,
cercano ya el día,
tus pasos en la casa.
Gracias a Dios que has llegado,
que no te ha pasado,
ninguna cosa mala.
En tus manos, un aroma,
Que trasminaba como el clavel.

Pero yo lo echaba broma,
porque era esclavo de tu querer.
No tienes que darme cuentas,
que no te las he pedido.
Quien va por el mundo a tientas,
lleva los rumbos perdidos.
Quien me clavara en los ojos
alfileres de cristal,
para no verme cara a cara
contigo y con tu verdad.
Yo muchas noches sentía, 
cercano ya el día,
tus pasos en la casa.
En tus manos, un aroma,
que trasminaba como el clavel.
Pero yo lo echaba broma,  
porque era esclavo de tu querer.
No tienes que darme cuenta. 

1 comentari:

Gerònima ha dit...

Al final te la gastaré i tot aquesta cançó...
:)